Alitas de pollo adobadas a la plancha

Adobar es una técnica increíblemente efectiva para que las alitas de pollo adquieran un sabor suculento y queden aun más jugosas de lo que ya lo son normalmente. Y esto lo vas a poder comprobar con nuestras alitas de pollo adobadas a la plancha.

Para esta receta no necesitarás mucho y seguro te sorprenderás del resultado con tan poco esfuerzo. Esta vez la receta es para cocinar las alitas en la plancha, esto les dará un toque más crujiente, además de ser más sano que freírlas. ¡Puedes usar las brasas si lo prefieres!

Detalles

Cantidad

2 personas

Tiempo

2 horas

Ingredientes

  • 12 alitas de pollo

  • 3 dientes de ajo

  • Perejil en polvo

  • Pimentón dulce en polvo

  • Aceite de oliva

  • Sal y Pimienta al gusto

Relacionado: Alitas adobadas de Arguiñano

Índice

    Preparación alitas de pollo adobadas a la plancha

    1

    Toma las alitas y límpialas antes de condimentarlas, retira los restos de plumas que puedan tener, lávalas con abundante agua y córtalas en 3 parte, por las articulaciones. Normalmente se descartan las puntas por no tener mucha carne, pero las puedes dejar para un caldo de pollo.

    2

    Coloca las alitas en un bol y comienza a adobarlas. Primero espolvorea un poco de sal y pimienta sobre ellas, luego vierte el ajo machacado en un mortero y continúa con el pimentón y el perejil en polvo. Culmina con el aceite de oliva, suficiente para que se unten todas las alitas.

    3

    Remueve todo con las manos y cubre el bol con papel film. Llévalo al refrigerador para que se maceren por al menos 1 hora y media.

    4

    Pasado el tiempo del macerado, retíralas del frio y coloca la plancha en la estufa con un chorrito de aceite de oliva.

    5

    Cuando la plancha esté caliente, puedes colocar las alitas, tápalas y cocínalas por 8 minutos. Luego voltéalas y déjalas por otros 8 minutos. Asegúrate de mantenerlas tapadas para que el calor las cocine por dentro.

    Y listo, déjalas enfriar un poco y sírvelas en un plato para disfrutar solo o en compañía. Te prometo que siempre querrán repetir estas sencillas y deliciosas alitas. El adobo lo puedes modificar a tu gusto, agregando ingredientes de tu preferencia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies