Alitas de pollo al limón guisadas

Alitas de pollo al limón guisadas

La versatilidad de las alitas de pollo en la cocina es impresionante, y las alitas de pollo al limón guisadas son testigo de ello. Este ingrediente puede ser mezclado con una gran variedad de otros, logrando unas combinaciones de sabores únicas y deliciosas. Para esta ocasión el sabor ácido del limón se encontrará con las alitas de pollo en una receta que te sorprenderá con su rico sabor a pesar de lo sencilla y fácil que resulta ser., de un sabor similar a las alitas guisadas al curry o a la cerveza.

Detalles

Servicios

4

Tiempo

45 minutos

Ingredientes

  • 1 kg de alitas de pollo

  • 3 cucharadas aceite de oliva

  • 5 dientes de ajo

  • 2 guindillas en rodajas

  • 1 taza de vino blanco

  • Ralladura de piel de 1 limón

  • 1 taza (mediana) de caldo de pollo

  • Zumo de 2 limones

  • Sal y pimienta al gusto

Relacionado: Alitas de pollo guisadas de Arguiñano.

Índice

    Preparación de las alitas de pollo al limón guisadas

    1

    Lava y corta las alitas muy bien. Lo mejor es utilizar la parte gruesa de las alas y dejar las puntas para otro plato.

    2

    Condimenta las partes con sal y pimienta.

    3

    Toma el ajo, pélalo, lávalo y córtalo en trozos muy pequeños. También sirve si lo machacas un poco con un mortero, pero sin que quede como una pasta.

    4

    Toma un caldero, agrégale aceite y colócalo al fuego; cuando tome buena temperatura, agrega las alitas junto al ajo y las guindillas. Deja que se cocine a fuego medio, mientras te aseguras de remover todo cada cierto tiempo para una cocción pareja.

    5

    A la vez que se doran las alitas, puedes preparar el caldo para tenerlo listo al momento de necesitarlo.

    6

    Agrega el vino blanco a las alas y deja que se caliente para que se evapore el alcohol y se integre el sabor al resto de ingredientes.

    7

    Vierte el zumo de limón, en este punto debes remover con cuidado, ya que la carne está muy suave y se suelta del hueso.

    8

    Luego de unos minutos removiendo ocasionalmente, vierte el caldo de pollo, deja que se cocine hasta que se evapore un poco el caldo y quede una especie de salsa con algo de espesor. Y ¡Listo! A disfrutar.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies