Alitas de pollo en salsa con patatas

Cocinar alitas para el almuerzo pude ser una excelente idea cuando no tienes mucho tiempo, pero igual no quieres sacrificar el buen sabor de tus comidas. Estas piezas de pollo poseen la característica de que son excelentes absorbiendo sabores, así como también son de las partes menos secas del pollo. Estas alitas de pollo en salsa con patatas te dejará alucinando.

Y eso es por que la receta que te traigo promete unas alitas con un suculento sabor proveniente de una salsa de tomate donde las guisaremos con patatas para más sabor. Si quieres puedes ver nuestras alitas de pollo en salsa tomate y luego volver aquí.

Detalles

Cantidad

2 personas

Tiempo

45 minutos

Ingredientes

  • 12 alitas de pollo

  • 1 Kg patatas

  • 4 tomates maduros

  • 1 1/2 cebolla

  • 3 dientes de ajo

  • Tomillo

  • Orégano

  • Aceite de oliva

Recomendado: Alitas con vino blanco

Índice

    Preparación alitas de pollo en salsa con patatas

    1

    Empieza por sellar las alitas. Primero lávalas bien y condiméntalas con algo de sal.

    2

    En una sartén, calienta un poco de aceite de oliva y fríe la superficie de las alitas hasta que se doren. Retíralas y resérvalas.

    3

    Ahora toma una cacerola y agrega aceite para que comience a tomar temperatura. Mientras, corta las cebollas en cubos, al igual que los dientes de ajo y los tomates.

    4

    Agrega la cebolla y el ajo a la cacerola y revuelve para no dejar que se quemen. Cuando cambien un poco de color, agrega los tomates y revuelve nuevamente.

    5

    En este punto, la salsa se estará formando a medida que el tomate se deshace y suelta su jugo, aquí puedes agregar el tomillo y el orégano.

    6

    Ahora corta las patatas en cubos y agrega un poco de agua a la cacerola.

    7

    Cuando esté hirviendo la salsa, agrega las alitas y las patatas. Revuelve para que todo se integre bien, baja el fuego a medio y tapa.

    8

    Déjalo cocinarse por uno 30 minutos.

    9

    Cuando notes que las patatas están cocidas, puedes apagar la estufa y retirar la cacerola de la cocina.

    Y listo, solo deja templar unos minutos para que se asiente la salsa y todo ese sabor se concentre. Sirve con arroz o tu guarnición preferida y disfruta.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies